Biden intenta reestablecer la confianza en el sistema bancario de EE.UU. tras la caída del Silicon Valley Bank

El presidente norteamericano confirmó que todos los depositantes tendrían acceso a su dinero a partir de este lunes 13 de marzo de 2023 11:27

NOTICIAS Por: IB 13 de marzo de 2023
Joe_Biden_official_portrait_2013_cropped

Con el manual de la crisis financiera global de 2008, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, todo su equipo económico, y la Reserva Federal, el banco central norteamericano, tejieron a contrarreloj durante el fin de semana la mayor intervención en el sistema financiero desde la caída de Lehman Brothers para blindar a la economía. El lunes, en un discurso en la Casa Blanca antes de la apertura de los mercados, Biden buscó inyectar confianza y llevar un poco de calma: “Gracias a la acción rápida de mi administración en los últimos días, los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario está seguro”.

El mensaje de Biden, que se coló en su agenda durante el fin de semana, coronó cuatro días frenéticos desde la caída del Silicon Valley Bank, que sufrió una masiva corrida de depósitos y de inmediato trajo el amargo recuerdo de la caída de Lehman Brothers, que terminó de precipitar la crisis financiera glbal. Otro banco, Signature Bank, también fue intervenido el domingo para contener el “riesgo sistémico”.

 
WASHINGTON.- Con el manual de la crisis financiera global de 2008, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, todo su equipo económico, y la Reserva Federal, el banco central norteamericano, tejieron a contrarreloj durante el fin de semana la mayor intervención en el sistema financiero desde la caída de Lehman Brothers para blindar a la economía. El lunes, en un discurso en la Casa Blanca antes de la apertura de los mercados, Biden buscó inyectar confianza y llevar un poco de calma: “Gracias a la acción rápida de mi administración en los últimos días, los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario está seguro”.

El mensaje de Biden, que se coló en su agenda durante el fin de semana, coronó cuatro días frenéticos desde la caída del Silicon Valley Bank, que sufrió una masiva corrida de depósitos y de inmediato trajo el amargo recuerdo de la caída de Lehman Brothers, que terminó de precipitar la crisis financiera glbal. Otro banco, Signature Bank, también fue intervenido el domingo para contener el “riesgo sistémico”.

 
Sin tiempo que perder, el gobierno de Biden anunció el domingo que protegería a todos los ahorristas que tenían dinero en ambos bancos, una medida excepcional que su administración se preocupó por diferenciar de los “bailout” que distinguieron al histórico rescate que varios gobiernos orquestaron en 2008. El Tesoro, la Reserva Federal (Fed) y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, según sus siglas en inglés), la agencia independiente que garantiza los depósitos bancarios, dijeron el domingo que cubrirán los depósitos de todos los ahorristas, pero “los accionistas y ciertos tenedores de deuda no garantizados no estarán protegidos”


WASHINGTON.- Con el manual de la crisis financiera global de 2008, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, todo su equipo económico, y la Reserva Federal, el banco central norteamericano, tejieron a contrarreloj durante el fin de semana la mayor intervención en el sistema financiero desde la caída de Lehman Brothers para blindar a la economía. El lunes, en un discurso en la Casa Blanca antes de la apertura de los mercados, Biden buscó inyectar confianza y llevar un poco de calma: “Gracias a la acción rápida de mi administración en los últimos días, los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario está seguro”.

El mensaje de Biden, que se coló en su agenda durante el fin de semana, coronó cuatro días frenéticos desde la caída del Silicon Valley Bank, que sufrió una masiva corrida de depósitos y de inmediato trajo el amargo recuerdo de la caída de Lehman Brothers, que terminó de precipitar la crisis financiera glbal. Otro banco, Signature Bank, también fue intervenido el domingo para contener el “riesgo sistémico”.

 
Sin tiempo que perder, el gobierno de Biden anunció el domingo que protegería a todos los ahorristas que tenían dinero en ambos bancos, una medida excepcional que su administración se preocupó por diferenciar de los “bailout” que distinguieron al histórico rescate que varios gobiernos orquestaron en 2008. El Tesoro, la Reserva Federal (Fed) y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, según sus siglas en inglés), la agencia independiente que garantiza los depósitos bancarios, dijeron el domingo que cubrirán los depósitos de todos los ahorristas, pero “los accionistas y ciertos tenedores de deuda no garantizados no estarán protegidos”.

 
Biden reforzó ese mensaje en su discurso, al reiterar que los depósitos en el Silicon Valley Bank y Signature Bank estaban a salvo y los clientes tendrán acceso a su dinero a partir de este mismo lunes, y que los contribuyentes no deberían soportar pérdida alguna. Biden dijo además que le pediría al Congreso y a los reguladores bancarios fortalecer las reglas para los bancos, para “hacer menos probable que este tipo de quiebra bancaria vuelva a ocurrir”.

2
 


ESCUCHAR
WASHINGTON.- Con el manual de la crisis financiera global de 2008, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, todo su equipo económico, y la Reserva Federal, el banco central norteamericano, tejieron a contrarreloj durante el fin de semana la mayor intervención en el sistema financiero desde la caída de Lehman Brothers para blindar a la economía. El lunes, en un discurso en la Casa Blanca antes de la apertura de los mercados, Biden buscó inyectar confianza y llevar un poco de calma: “Gracias a la acción rápida de mi administración en los últimos días, los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario está seguro”.

El mensaje de Biden, que se coló en su agenda durante el fin de semana, coronó cuatro días frenéticos desde la caída del Silicon Valley Bank, que sufrió una masiva corrida de depósitos y de inmediato trajo el amargo recuerdo de la caída de Lehman Brothers, que terminó de precipitar la crisis financiera glbal. Otro banco, Signature Bank, también fue intervenido el domingo para contener el “riesgo sistémico”.

 
Sin tiempo que perder, el gobierno de Biden anunció el domingo que protegería a todos los ahorristas que tenían dinero en ambos bancos, una medida excepcional que su administración se preocupó por diferenciar de los “bailout” que distinguieron al histórico rescate que varios gobiernos orquestaron en 2008. El Tesoro, la Reserva Federal (Fed) y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, según sus siglas en inglés), la agencia independiente que garantiza los depósitos bancarios, dijeron el domingo que cubrirán los depósitos de todos los ahorristas, pero “los accionistas y ciertos tenedores de deuda no garantizados no estarán protegidos”.

 
Biden reforzó ese mensaje en su discurso, al reiterar que los depósitos en el Silicon Valley Bank y Signature Bank estaban a salvo y los clientes tendrán acceso a su dinero a partir de este mismo lunes, y que los contribuyentes no deberían soportar pérdida alguna. Biden dijo además que le pediría al Congreso y a los reguladores bancarios fortalecer las reglas para los bancos, para “hacer menos probable que este tipo de quiebra bancaria vuelva a ocurrir”.

 
Así es como funciona el capitalismo: los inversores asumieron un riesgo a sabiendas, y han perdido dinero porque el riesgo no les compensó”, añadió el mandatario.

La rápida reacción de la Casa Blanca para contener la crisis desatada por la caída del Silicon Valley Bank encierra mucha de las lecciones heredadas de la crisis financiera de 2008, cuando los gobiernos federales y los bancos centrales recién se movieron para rescatar a la economía cuando la crisis ya había alcanzado su pináculo, y el “riesgo sistémico” era tal que ya no se hablaba de rescatar bancos o ahorristas, sino a la economía global.

 

Te puede interesar

Es celebra la Junta Local de Seguretat a Lloret

L’alcalde ha presidit la Junta i han assistit el subdelegat del govern espanyol a Girona, Albert Bramon, i la delegada del govern a Catalunya, Laia Cañigueral amb els diferents comandaments dels cossos policials de Policia Local, Mossos d’Esquadra, Policia Nacional, Guardia Civil, Bombers i Protecció Civil

98c092ee-2e7d-476a-9b69-2301ca11ee31